Comentarios de Retazos y puntadas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

No se puede ir adelante sin la fuerza del Espíritu

Francisco en Sta. Marta



En la homilí­a de este jueves, el Santo Padre recuerda que el amor de Cristo supera todo conocimiento

Ciudad del Vaticano, 23 de octubre de 2014 (Zenit.org) Redacción | 482 hits

"No se puede ser cristiano sin la gracia del Espíritu Santo" que nos dona la fuerza de amar. Así lo ha afirmado el papa Francisco en la homilía de la misa celebrada en la capilla de Santa Marta esta mañana de jueves. La reflexión de hoy ha estado centrada en la Carta a los Efesios en la que san Pablo describe su experiencia de Jesús, una experiencia "que le ha llevado a dejar todo" porque "estaba enamorado de Cristo". Ha recordado que el acto del apóstol es "un acto de adoración": dobla, sobre todo, "las rodillas delante del Padre" que "tiene el poder de hacer mucho más de lo que podemos pedir o pensar". Usa "un lenguaje sin límites": adora este Dios "que es como un mar sin playas, sin límites, un mar inmenso". Y Pablo pide al Padre, por todos nosotros, "para ser potentemente reforzados en el hombre interior, mediante su Espíritu".

Y lo explica así: "Pide al Padre que el Espíritu venga y nos refuerce, nos de la fuerza. No se puede ir adelante sin la fuerza del Espíritu. Nuestras fuerzas son débiles. No se puede ser cristiano, sin la gracia del Espíritu. Es precisamente el Espíritu quien nos cambia el corazón, quien nos hace ir adelante en la virtud, para cumplir los mandamientos".

Tal y como Francisco ha recordado, después san Pablo pide otra gracia al Padre: "la presencia de Cristo, para que nos haga crecer en la caridad". El Pontífice ha subrayado que el amor de Cristo "que supera todo conocimiento", "no se puede entender" si no a través de "este acto de adoración de esa inmensidad grande".

De este modo, el Santo Padre ha proseguido afirmando que "esta es una experiencia mística de Pablo y nos enseña la oración de alabanza y la oración de adoración. Delante de nuestras pequeñeces, de nuestros intereses egoístas, muchos, Pablo estalla en esta alabanza, en este acto de adoración y pide al Padre que nos envíe el Espíritu para darnos fuerza y poder de ir adelante; que nos haga entender el amor de Cristo y que Cristo nos consuele en el amor. Y dice al Padre: 'Gracias, porque Tú eres capaz de hacer lo que también nosotros no osamos pensar'. Es una bella oración... es una bella oración".

Para finalizar, el Obispo de Roma ha observado que "con esta vida interior se puede entender que Pablo haya dejado perder todo y considere todo basura, para ganar a Cristo y ser encontrado por Cristo. Nos hace bien pensar así, nos hace bien adorar a Dios, también a nosotros. Nos hace bien alabar a Dios, entrar en este mundo de amplitud, de grandiosidad, de generosidad y de amor. Nos hace bien, porque así podemos ir adelante en el gran mandamiento -el único mandamiento, que está en la base de todos los demás-: el amor; amar a Dios y amar al prójimo".

(23 de octubre de 2014) © Innovative Media Inc.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe por correo esta pagina

Seguidores